Amalia rompe el silencio

En estricto rigor todos los bebés rompen el silencio con su primer llanto al momento de nacer. Luego vienen semanas de sonidos más bien reflejos: suspiros, hipo, llanto y gritos. Pero a partir de los dos meses de edad, con algunas excepciones, ocurre algo maravilloso: los bebés producen sus primeros gorjeos, los llamados “agús”. ¿Por qué es este paso tan significativo?


Primero hay que aclarar que los gorjeos y balbuceos, así como los gritos, corresponden a una etapa prelingüística, por lo que no pueden considerarse lenguaje. Sin embargo, el gorjeo constituye una etapa fundamental pues “sirve de preludio al futuro buen funcionamiento de los órganos destinados a materializar el lenguaje, y también un desarrollo del aparato auditivo, que predispone al niño a la captación de los signos exteriores audibles” (Alarcos, 1976. Citado en Navarro, 2003) Corresponde a una ejercitación articulatoria y auditiva de tipo exploratoria (Millán Chivite, 1995) De modo que un bebé que hace “agú” comienza a entrenarse en la producción oral.


Amalia comenzó los gorjeos a los dos meses de edad. Son sobre todo vocálicos y, en general, los produce espontáneamente mientras está en reposo, aunque a veces son en respuesta a algún estímulo visual o somático como lo muestra el video más abajo. Con el pasar de las semanas, los gorjeos se intensifican considerablemente como reacción al estímulo materno, estableciendo con ella una especie de “diálogo”. (Escucha aquí)

Amalia con dos meses y medio de edad


Durante el tercer y cuarto mes sus gritos y gorjeos aumentan en todo sentido: son más frecuentes, más intensos y más largos. En gran medida los produce para escucharse a sí misma especialmente al despertarse. Amalia también ha descubierto que tienen un impacto en el entorno, de manera que fácilmente sus gritos se tornan en gritos de protesta o contentamiento, según sea su estado de ánimo.

Si la niña recibe estímulo en diferentes lenguas, ¿podríamos asociar su gorjeo a una de ellas? La respuesta es no, ya que el gorjeo “utiliza los órganos de la voz para vibraciones, gargarismos, chasquidos, sonidos silbantes… Si no constituyen un lenguaje, mucho menos pude pensarse que formen parte de una lengua” (Cervera, Juan 2003).

Pero, ¿por qué se dice que los gritos y gorjeos no constituyen un lenguaje? ¿cuándo podemos comenzar a hablar de lenguaje y comunicación en los bebés? Abordaremos este tema en un próximo artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .